Martes 23 / 09 / 2014 02:21:00  

 
......................................
 
......................................
Jefe Delegacional
......................................
......................................
......................................
La delegación en cifras
Semblanza del General Álvaro Obregón
Historia de la Delegación
Fiestas significativas
Sitios turísticos
Estoy buscando...
Reconocimientos a la Delegación
Preguntas frecuentes
......................................
Filosofía delegacional
Código de conducta de la Delegación
Dir. Gral. de Jurídica y Gobierno
Dir. Gral. de Obras y Desarrollo Urbano
Dir. Gral. de Servicios Urbanos
Dir. Gral. de Desarrollo Social
Dir. Gral. de Desarrollo Delegacional
Dir. de Seguridad Pública
Dir. de Protección Civil
Directorio de Funcionarios
......................................
 


......................................
 

......................................
 
 
......................................
 

 

Narración en orden cronológico de hechos históricos o de la recopilación de obras literarias.

En la crónica (en latín chronirca, en griego kroniKa, que significa biblia o libros) los hechos se refieren en orden cronológico y se define como una historia escrita por testigos presenciales y en donde se observan el orden de los acontecimientos en el tiempo.
Por tanto se entiende por crónica la historia detallada de un país, de una localidad, de una época o de un hombre, escrita por un testigo ocular o por un contemporáneo que ha registrado sin comentarios todos los pormenores que ha visto, y aún todos los que le han sido transmitidos. Tales son por ejemplo, las crónicas latinas de Flodoart, canónigo de Reimns, y de Guillermo de Naugis y las crónicas francesas de Froissart y de Monstrelet.
De todos los países europeos acaso las más ricas en crónicas sean Francia, España, Italia e Inglaterra.
En la crónica se utiliza un lenguaje sencillo, directo muy personal y admite un lenguaje literario con uso reiterativo de adjetivos para hacer énfasis en las descripciones.
Emplea verbos de acción y presenta referencias de espacio y tiempo. La crónica lleva cierto distanciamiento temporal a lo que se le llama escritos históricos. Por medio de las crónicas se pueden redactar escritos, tomando las opiniones de varias personas para saber si esto es cierto o no, como en el libro Crónica de una muerte anunciada escrito por Gabriel García Márquez.
Las crónicas son también un género periodístico. Se las clasifica como "amarillas" o "blancas" según su contenido. Las "amarillas" tienen material más subjetivo y generalmente la voz autorizada es una persona o ciudadano común; las "blancas" usan material más objetivo y la voz autorizada es, generalmente, la autoridad, un profesional, etc.

 

 Cronista

Es el escritor que compila y redacta hechos históricos o de actualidad. Hasta la ilustración era un equivalente de historiador, y ocupaba un cargo oficial para desempeñar estas funciones.

En la actualidad, el cronista es la voz pública del pensamiento, palabra y obra de un pueblo; es una imagen simbólica que se transforma en la voz pública del quehacer histórico de una población determinada.
Es el estudioso que analiza a fondo la historia de un pueblo, sustentando su versión en documentos ejecutados en el tiempo y el lugar a que se refiere; hace uso de las fuentes que induzcan una teoría o comentario a verdad comprobada, escudriñando en la tradición oral, verbal e histórica para certificar los hechos y acontecimientos plasmados en el factor espacio tiempo.

Todo pueblo que pretende mantenerse vivo, tiene que sustentarse en sus raíces históricas, así como en el fundamento que le brindan sus costumbres y tradiciones para formar historias, leyendas, cuentos, narraciones y todas aquellas vivencias existentes en una población certificadas por una tradición oral; el cronista escucha y narra, el cronista lee, analiza y dice, el cronista describe y promueve lo existente en un determinado lugar, el cronista es la conciencia histórica de un pueblo.

Crónicas que dan origen a la
Delegación Álvaro Obregón

La historia nos brinda las más variadas alternativas para conocer la forma de vivir de nuestros antepasados, para poder describirla hay que acudir a las más dicímbolas fuentes informativas para alcanzar una verdad que convenza al lector de que esta verdad esta ampliamente sustentada; hablar de Alvaro Obregón como Delegación resulta sumamente fácil ya que esta se remonta como tal en el año de 1932, en el cual la Delegación de San Angel sede su nombre a favor del general Álvaro Obregón, mártir revolucionario asesinado en la bombilla en 1928 en manos del caricaturista León Toral.

Pero…¿Cuál fue el verdadero origen de este territorio que hoy enmarca nuestra Delegación?.

¿Quiénes fueron sus primeros pobladores?,
¿Qué pueblos la circundaban?
¿Cuál era su aspecto arquitectónico en sus orígenes?
¿Qué tipo de flora y fauna lo rodeaba?
¿Por qué tipo de ríos y lagos era bañada?.

 

Estimado lector, éstas y más incógnitas irán siendo aclaradas conforme juntos vayamos dando vida histórica a la verdadera historia de la Delegación Álvaro Obregón.

Para localizar los orígenes de nuestra historia, nos  tenemos que remontar a los tiempos en la que los Toltecas hacen su aparición en Teotihuacan allá por el año 700 AC según cuenta la leyenda, tiempo en que en meso América se dieron varios siglos de tinieblas y confusión, cambió el índole de la civilización y las ciudades de fortificación y gobernadas por sabios sacerdotes se desmoronaron y dieron lugar a ciudades guerreras y a regiones mas belicosas.
 Una de estas ciudades surge hacia el año 950, llamada Tula la capital de los Toltecas.
La historia de los Toltecas comienza con una leyenda que los describe como una tribu Chichimeca, que viene del norte a principios del Siglo X, conducida por  un rey llamado Mixcoatl y que se establece el Culhuacán, marcando su territorio a los espacios que hoy dan asilo a la Delegación Álvaro Obregón. En honor a este rey, se da el nombre a un paraje de este territorio llamándosele Miscoac o Miscoatl. Miscoatl existió o fue solo una leyenda, pero su hijo Topilzin vivió realmente y es el primer personaje de carne y hueso que aparece en la historia que aquí narramos.

Para entender mejor nuestros orígenes es de suma importancia entender lo que fueron los Toltecas, ya que de ellos emana el verdadero origen de nuestra historia; todo parte de cuando el joven Topiltzin estudió para sacerdote y se consagró al servicio de Quetzalcoatl, la serpiente emplumada, antiguo dios de Teotihuacan, protector de la cultura y la civilización. Cuando accedió al trono Tolteca Topiltzin tomó el nombre de Quetzalcoatl, como a menudo hacían los sacerdotes que tomaban la personificación del dios a quien serían. Este nombre causará enormes confusiones a lo largo de la Historia de México entre Quetzalcoatl el Dios y Quetzalcoatl el rey.

Hacia 950 Quetzalcoatl traslada la capital de los Toltecas a Tula convirtiendola en una gran ciudad, enseño a su pueblo las artes civilizadas y su devoción y celibato fueron siempre admirados. Pero Topiltzin Quetzalcoatl cometió un grave error, al querer hacer de Quetzalcoatl la deidad principal de los Toltecas, lo que no agradó a los sacerdotes de Tezcatlipoca, un dios bélico que exigía ser alimentado por la sangre de los sacrificios humanos.

Según la leyenda Tezcatlipoca se vistió de anciano y usando sus poderes de persuasión consiguió que Topiltzin se embriagara, luego dejó en su habitación a Quetzalpetlatl, hermana del rey. Por la mañana Topiltzin se dió cuenta que había perdido la castidad y se había cubierto de ignominia, por lo que abdicó al trono y se marchó al exilio con un grupo de fieles.
Los historiadores concluyen que Tula se dividió entre los seguidores de Quetzalcoatl y los de Tezcatlipoca, desatando una batalla en la que salió victorioso el segundo, por lo que Topiltzin fue expulsado de Tula.

En la última parte de la leyenda se confunde al dios con el hombre. Después de 20 años en el exilio Quetzalcoatl se fue a la costa. Una versión dice que se internó en el mar en una balsa de serpientes; otra que subió al cielo y se convirtió en la estrella de la mañana. Pero antes de marcharse Quetzalcoatl prometió volver de la dirección de donde sale el sol y dió una fecha correspondiente al año de 1519, mismo año en que aparecieron los españoles, creando una de las coincidencias más extrañas e importantes de la Historia.
En ciertos aspectos, Tula fué otro tipo de ciudad. En vez de levantarse indefensa en una llanura, como Teotihuacan, su templo y sus zonas residenciales coronaban una cima fácilmente defendible. Después de todo hay que considerar que se construyó en la frontera Chichimeca y debe haber estado continuamente amenazada por ataques bárbaros. La sociedad Tolteca era una sociedad militarizada, gobernada por los jefes militares y sostenida por la reanudación de riqueza de las poblaciones conquistadas, como centro del primer estado Mesoamericano que impuso tributos claramente definidos, sentó la pauta gubernamental económica y religiosa que había de seguir el resto de Meso América hasta la conquista Española.
Una generación después de fundada Tula, los ejércitos toltecas, probablemente una amalgama de muchas razas y tribus se había esparcido por la mayor parte de México. Dominaron ambas costas y llegaron hasta Guatemala, en el sur y al interior del país se adentraron en las tierras de sus antepasados Chichimecas hacia el norte. Hacia el año 1000 hicieron su más espectacular avance y llegaron hasta Yucatán, donde aún florecía la cultura Maya, algunos relatos seguro ayudados por la leyenda, dicen que llegaron por mar y que venían dirigidos por el mismo Quetzalcoatl.
Es cierto que los Toltecas destruyeron muchas ciudades Mayas, pero también participaron en la construcción de otras, con ayuda de los Mayas construyeron gran parte de Chichen itza y utilizaron su excelente arte para representar en sus pirámides el sacrificio humano.

 

En Chichen Itza se conoció un nuevo estilo de sacrificio desconocido en Tula, al norte de la constricción más importante de la ciudad (El castillo) está el famoso Cenote Sagrado, el cual es un profundo pozo abierto en la roca. Cuando no llovía o los sacerdotes veían algún otro signo de desagrado divino consagraban algunas doncellas elegidas por su belleza y las arrojaban al Senote junto con grandes joyas y objetos de gran valor.
Según las crónicas Españolas que fueron escritas varios siglos después que se sacrificó a la última víctima, las doncellas eran arrojadas al amanecer, si lograban sobrevivir hasta la tarde las sacaban de las aguas y les pedían que repitieran los mensajes de los dioses.
Tula fué destruida hacia el 1160, tal vez por otra ola de invasiones bárbaras que nunca dejaron de constituir una amenaza. La ciudad quedó desierta, pero sobrevivió el nombre de sus constructores, algunos grupos nómadas que afirmaban ser de ascendencia Tolteca se dispersaron por todo el territorio de México y llegaron hasta Nicaragua, al sur, estableciéndose donde podían o convirtiéndose en la clase gobernante de los pueblos conquistados.

La leyenda de los Toltecas

Su líder en ese entonces se llamaba Mixcóatl, o culebra de nubes, el cual se casa con una princesa llamada Ximan. Al fundar lo que sería su capital, Tula, tienen un hijo llamado Ceacatl Topiltzin mejor conocido como Quetzalcóatl. El hermano de Micoatl, Ihuitlima, usurpa el trono de su hermano. Fuerza a su sobrino Topiltzin a emprender la huida, buscando refugio con sus abuelos en el sur de México. Quetzalcóatl después de varios años regresa a Tula y recupera el trono de su padre. Ceacatl Topiltzin lleva a Tula a un máximo esplendor moral, impulsa a las artes y a la religión, de esta manera se vuelve el dios Quetzalcóatl. Los Toltecas bajo el reino de Quetzalcóatl llegaron a un impresionante nivel cultural y artístico.
Quetzalcóatl tenía a un amigo, un sacerdote, quien lo traiciona. Lo induce a beber y lo encierra en un cuarto con mujeres. Al siguiente día cuando amanece y se percata de lo que ha hecho se siente tan mal que decide huir de la ciudad, pero jura regresar algún día.

Dioses de los Toltecas

Los Toltecas, como la mayoría de los pueblos meosamericanos pre-hispánicos, adoraban a una gran cantidad de dioses. Entre los más destacados para esta cultura, y posteriormente para los Mexicas, era Quetzalcóatl, antiguo rey de los Toltecas.
Xipe Tótec: El "dios desollado" al cual se le rendía culto de una manera muy cruel, por ejemplo una parte de la ceremonia le pedía al sacerdote que se vistiera con la piel de la víctima. Simbolizaba el retorno de la vegetación verde y fresca que regresaba cada año. También era venerado como el dios de los trabajadores de oro.
Mixcóatl o Camaxtli; el patrón especial de los cazadores, los Chichimecas, de cuya ascendencia provienen la gran mayoría de las culturas del centro de México, incluyendo a los Toltecas.
Quetzalcóatl: éste es uno de los dioses mas complejos y fascinante de toda Mesoamérica, se le consideraba como un monstruo serpiente celeste. Sus funciones dominantes eran de fertilidad y de creatividad, pero poco a poco mientras el culto a este dios fue creciendo se le empezaron a apegar otros atributos. Algunas de estas funciones que se le fueron anexando son de creador, dios del viento, dios del planeta Venus y héroe cultural.
Tezcatlipoca: (Espejo humeante) Antes de la conquista este era el dios que tenia supremacía sobre los demás. Su concepto, como el de Quetzalcóatl, a quien se le llegó a llamar el Tezcatlipoca blanco, es muy confuso y variado. Existían varios conceptos generales, titlacahuan "de quien somos esclavos", telipchti "joven", moyocoyotzin "dios caprichoso". Era el gran mago, y se le relacionaba con la oscuridad y la noche, su animal asociado era el jaguar, animal que en toda mesoamérica se relacionaba con la brujería. El mismo nombre de este dios, que quiere decir espejo humeante en nahuat, tiene relación con los espejos de jade que se utilizaban para fines místicos y adivinatorios.

Conclusión

La importancia de los Toltecas para toda mesoamérica es innegable, sus ideologías religiosas tuvieron un impacto sin precedente. Los mismos Aztecas, quienes los consideraban como los impulsores de todas las culturas, tomaron una de las principales aportaciones Toltecas a la religión mesoamericana como suya, el rito a Quetzalcóatl. Este hecho toma una gran importancia a partir del hecho que la conquista de México se facilitó por la leyenda de Ceacatl Topiltzin. Cuando llego Cortés a México Moctezuma pensó que era el regreso de Quetzalcóatl como lo decía la leyenda. los españoles usaban barba (como Ce Acatl Quetzalcóatl) y llegaron en " pequeñas nubes que flotan sobre el agua" (a Quetzlacóatl, en esos entonces, se le había atribuido dios del viento) lo cual facilitó la conquista de Tenochtitlan.
Como toda cultura mesoamericana los Toltecas le rendían culto a muchos dioses, los mas destacados entre ellos eran Tezcatlipoca y Quetzalcóatl, dos de los dioses mas enigmáticos de la época pre-hispánica. El hecho de que se les rendía tributo a estos dos dioses, por naturaleza antagónicos, ocasionó la caída del imperio. Al caer el imperio Tolteca (Tula en 1168 y Chichen Itzá en 1194) marca el final del periodo clásico.
Los dioses eran tan importantes que se le considera a la época clásica una época de culturas teocráticas, y el caso de los Toltecas no es una excepción. Los sacerdotes de los dioses eran los verdaderos gobernantes, no los reyes. Los sacerdotes dictaban sus interpretaciones de los deseos de los dioses, los cuales formaban una parte extremadamente importante en la vida diaria de lo Toltecas. Sus interpretaciones tenían un gran peso sobre el pueblo.
Los Toltecas fueron la máxima expresión de la época clásica de las culturas pre-hispánicas. Tuvieron una importancia enorme e influyeron las vidas de los indígenas en una proporción igual a la de los Olmecas, la cultura madre.

En la presente crónica hemos querido hacer mención en forma amplia sobre nuestra cultura madre, la que nos diera origen y fundamentara la grandeza de distintos pueblos que florecieron en nuestra Delegación.

La próxima crónica nos llevará en forma por demás detallada al conocimiento de los pobladores que en forma dispersa ya se encontraban asentados en lo que es hoy el territorio de la Delegación Álvaro Obregón.

Fichas bibliográficas extraídas del texto denominado antropos.galeon
El complemento histórico se sustrae de sucesos contenidos en México a través de los Siglos y la conformación y enlace informativo es consecuencia de los estudios realizados previamente por un servidor.

 

Miguel Ángel González Alfaro
/virtual/a_obregon/WebNueva/carrera/carrera.html Cronista de la Delegación Álvaro Obregón (Ficha Bibliográfica del Cronista)

México D.F., a 19 de Febrero de 2007


Colaboración: Rogelio Orozco Aguilar
Email del cronista: univoz35@hotmail.com

 

 

 

  Delegación Álvaro Obregón
2012 - 2015
Canario esq. Calle 10,
Colonia Tolteca, 01150,
México, D.F.,
Teléfono 5276 6900