Casa de la Dinamita

Sobre la calle del Arenal, casi con avenida Universidad, se localiza una tristemente famosa construcción, que se visita por un lamentable y trágico suceso.

Los hechos acontecieron el 27 de mayo de 1878, una tarde en que la gente se entretenía observando los ejercicios militares de una patrulla.

El momento no podía ser más pacífico, era uno de esos días en que el Sol gratificaba al espíritu al inundar con su benefactora luz las maravillosa y tradicional casa de San Ángel.

Se dice que aquel día las familias Mac Kartney y Veraza se reunieron para abrir una anhelada caja proveniente de Lourdes, Francia, conteniendo reliquias del famoso santuario. Se habían congregado parientes y amigos, adultos y niños para disfrutar de aquellos objetos. Un mozo había sido el encargado de abrir la caja, lo que hizo con un cincel, al dejar en libertad el recipiente, se encontró con otro, en el que, al recibir el impacto del cincel y el martillo, estalló brutalmente, llevándose consigo a tres personas: al mozo, a la dueña de la casa y a uno de los niños. Otros tres fallecieron posteriormente, a causa de heridas gravísimas y algunas mutilaciones.

Cuentan que la tragedia fue provocada por el error del almacenista del tren, que al ver dos cajas iguales, envió a casa de la familia Mac karney una que contenía fulminato de mercurio y dinamita, consagrada a una compañía minera. Este empleado al parecer, se volvió loco al conocer la tragedia que su descuido provocó.