Jefe Delegacional Direcciones Territoriales   Trámites y Servicios     Directorio    Transparencia     Subcomite de Obras    Manual administrativo
GOBIERNO DELEGACIONAL > Filosofía Delegacional

 

 


 

MISIÓN

 

Asegurar la Administración Pública de la Delegación Álvaro Obregón, para beneficio de la población; Prestar servicios públicos y realizar obras en el territorio, con otras Delegaciones y con el Gobierno de la Ciudad, atribuidas por ley y disposiciones aplicables, dentro del marco de las asignaciones presupuestales; Opinar sobre concesión de servicios públicos y sobre convenios que suscriban el Distrito Federal y la Federación o estados o municipios limítrofes que afecten directamente a la Demarcación; Otorgar y revocar licencias, permisos, autorizaciones y concesiones; Imponer sanciones administrativas por infracciones a las leyes y reglamentos; Proponer al Jefe de Gobierno, proyectos de programas operativos anuales y de presupuesto, sujetándose a las estimaciones de ingresos para el Distrito Federal; Coadyuvar con la dependencia de la administración pública del Distrito Federal que resulte competente, en tareas de seguridad pública y protección civil; Designar a servidores públicos, sujetándose a disposiciones del Servicio Civil de Carrera; designar y remover funcionarios de confianza, mandos medios y superiores; y Establecer la estructura organizacional de la Delegación; así como aquellas  que le otorgue el Estatuto de Gobierno, las leyes, los reglamentos y los acuerdos que expida el Jefe de Gobierno.

 

 

 

VISIÓN

 

Una Delegación con mayor equipamiento y mejor imagen urbana, con infraestructura social instalada para  que los diferentes sectores de la población,  con base en los derechos humanos y con una perspectiva de equidad y género, tengan acceso a los servicios de salud, educación, cultura, deporte y recreación, así como a capacitación para el trabajo, de tal manera que pueda tener un desarrollo social y económico que mejore su calidad de vida; propiciando la recuperación de los espacios públicos y la reconstrucción del tejido social, que permita una mayor cohesión social para prevenir los fenómenos de la violencia, el delito y las adicciones; con un Gobierno eficaz y eficiente que atiende la problemática con la participación de los ciudadanos en los diagnósticos, planeación, ejecución y evaluación de los programas y proyectos realizados a favor de la comunidad y que aprovecha al máximo los recursos propios, así como los locales y federales, para ampliar los resultados, así como los beneficios de la comunidad obregonense.

 

 

 

VALORES DELEGACIONALES

 

Los valores expresan una forma de ver el mundo, es decir, una filosofía política que da dirección y sentido a las acciones del gobierno delegacional.

 

 

•  Participación

Este es el eje rector de la política y de las acciones del actual gobierno en Álvaro Obregón. El gobierno delegacional entiende por participación el que la comunidad obregonense forme parte activa y propositiva en el diagnóstico de los problemas que afectan a la comunidad, en el diseño de los programas para atenderlos y en su operación práctica. Se trata de abrir cauces para que, sin restar las obligaciones de la autoridad, se tomen en cuenta los puntos de vista de la comunidad, la experiencia de los actores sociales y las propuestas de quienes viven cotidianamente de manera frontal los diferentes problemas de la demarcación. Así, se busca que las acciones de gobierno se enriquezcan con las opiniones y la experiencia de los ciudadanos y, al mismo tiempo, que éstos desarrollen un sentido de identidad y pertenencia.

 

La democracia que estamos construyendo es una labor que nos involucra a todos. El fomentar la participación ciudadana es parte de este proceso, ya que genera un sentido de corresponsabilidad y de acción interactiva entre gobierno y ciudadanos.

 

 

•  Honestidad

La honestidad implica el cumplimiento puntual de los principios y normas que rigen el buen gobierno. Se trata de un compromiso ético y legal al que están obligados tanto el jefe delegacional como todos los funcionarios de la administración. La honestidad radica en no desvirtuar las reglas y los ordenamientos a favor de nadie; no aceptar favores que comprometan los recursos de la administración, las políticas de gobierno, ni disponer discrecionalmente de los bienes delegacionales o de carácter público para fines a los que no están destinados.

 

 

•  Transparencia

La transparencia es el compromiso ético y la observancia del marco legal respecto de los recursos y bienes públicos, su destino y los procesos por los que se tomaron las decisiones para su uso y disposición, deben ser escrutables por la comunidad. Ser transparente significa cumplir con la obligación de proporcionar la información que la sociedad requiere para conocer las acciones de gobierno, los resultados de éstas, así como de quiénes son las autoridades responsables de ejecutar estas acciones.

 

 

•  Eficiencia

La eficiencia es la capacidad de hacer las cosas no sólo con honestidad y en un marco de transparencia, sino de hacerlas bien, es decir, de modo racional y sin dilapidar innecesariamente recursos humanos y materiales. Una delegación eficiente es aquella capaz de responder de manera pronta y oportuna a las demandas de la sociedad y, más aún, capaz de prever y anticipar los problemas. Asimismo, ser eficientes significa poner en práctica conocimientos técnicos para resolver los problemas de manera integral y perdurable.

 

 

•  Vocación social

La vocación social es el compromiso que las autoridades delegacionales asumen en el sentido de desarrollar programas y políticas de gobierno pensados esencialmente en beneficio de todos los sectores de la comunidad, poniendo especial énfasis en aquellos más vulnerables y expuestos a riesgos. Un gobierno con vocación social es aquel que reconoce que su origen político proviene de las mayorías y que dirige su mirada y su acción al beneficio integral de la comunidad y su entorno, evitando favorecer sólo a un grupo o atendiendo una sola problemática.